No podemos saber nunca que va a hacer el precio, no somos adivinos. Somos especuladores, y lo que hacemos es intentar tomar buenas decisiones y gestionar su riesgo. En el momento que se personalizan las decisiones en los mercados financieros estamos vendidos porque somos una gota...